lunes, 13 de enero de 2014

Entrevista a Fernando Bravo Cano, Director del grupo de teatro aficionado Amigos de la Torre

“El teatro aporta autoestima, pues todos los actores son importantes” declara Fernando Bravo Cano, Director del grupo de teatro aficionado Amigos de la Torre, de Alzuagas

Fernando Bravo es un alguaceño, maestro de vocación, que cumple 25 años, al frente de obras de teatro junto a escolares. Ha escrito además relatos y poesías, con las que ha ganado cinco certámenes. Lleva 10 años dirigiendo el grupo aficionado Amigos de la Torre, de Alguazas, y un año al frente del de la peña La Peineta, de Las Torres de Cotillas.

-¿Quiénes se interesan más por participar en obras teatrales?
-En la escuela, casi todos los niños cuando la obra es interesante. Las personas mayores se animan unas a otras para subir al escenario. Se enganchan todos por igual: niños, jóvenes y adultos.

-¿Cuáles son las principales dificultades que encuentra para representar las obras?
-Las subvenciones. Todo se tiene que hacer gracias a la buena voluntad y la vocación de quienes participan en la escena.

-¿Qué aporta el teatro?
-Sobre todo autoestima, especialmente a los niños en la escuela. Les facilita la integración en el grupo, que se respeten unos a otros y se consideren una pieza importante en la clase, porque todos son necesarios para que la obra salga adelante. Trabajar con niños en la escuela fomenta que en el futuro amen este arte y deseen también ser actores.

-¿Es fundamental para la educación de los más pequeños?
-Detrás de una obra de teatro siempre hay un conocimiento nuevo, una riqueza de vocabulario. Aumenta el léxico y tiene un poder catártico. También supone un conocimiento de nuestro acervo cultural, y despierta la curiosidad. Yo explico a los alumnos todo lo relacionado con la obra que vamos a poner en escena: se estudia al autor, sus obras más conocidas, se sitúa en el tiempo y en la época en que las escribió...

-¿Cuáles son los principales problemas al trabajar con niños?
-El tiempo que hay que dedicarles, pues no es una asignatura obligatoria. Siempre hay que hacerlo de forma solapada a través de la asignatura de Lengua. El teatro siempre está supeditado a la ilusión del docente.

-¿Y con los grupos aficionados?
-Generalmente son personas mayores y les cuesta memorizar, sufren el miedo escénico, aunque está demostrado que la mayoría se sienten cómodos y les gusta. El teatro aficionado estimula la convivencia, la creatividad y el intercambio de ideas en los distintos colectivos culturales. También contribuye a cultivar recursos personales para la vida cotidiana. Fomenta la capacidad de expresarse en público, ayuda a superar la timidez y a aprender habilidades sociales como la tolerancia, la solidaridad y la responsabilidad.

-¿En qué situación se encuentra el teatro aficionado en la Región?
-Los grupos que funcionan lo hacen gracias a los ayuntamientos. Otras actividades, sobre todo las deportivas, consumen los presupuestos municipales. Tenemos la dificultad de tener que pagar a la SGAE los derechos de autor por representar una obra actual, que son las que más acogida tienen por parte del espectador. Por eso, me animo a escribir mis propios guiones.

-¿Existen suficientes certámenes para aficionados en la Región?
-Existen los de Moratalla, Alhama de Murcia, Cehegín, Águilas y el de Las Torres de Cotillas. En otros municipios han desaparecido a causa de la crisis. Creo que se está olvidando el gran poder educador del teatro.

Fuente:
http://www.laverdad.es/murcia/v/20140112/region/teatro-aporta-autoestima-pues-20140112.html