domingo, 21 de julio de 2013

Entrevista a ESCENAMATEUR en rdE (Revista Digital de la Escena).


La entrevista que transcribimos literalmente a continuación apareció recientemente en la rdE (Revista Digital de la Escena), editada por el Centro de documentación Teatral del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música), dependiente del Ministerio de Educación , Cultura y Deporte.

Aficionado, vocacional, amateur, no profesional.¿Qué es ser amateur?

Los significados más antiguos de estas palabras, amateur o aficionado, atendían a la experiencia en sí misma, al disfrute de esta y no a los resultados. Ser aficionado o amateur, traducía más el disfrute que proporcionaba el ejercicio de una actividad, aunque los resultados no cumplieran los cánones de la ortodoxia profesional.

Frente al punto de vista más economicista el amateur se compromete en una actividad sin buscar en ella una fuente de ingresos o beneficio económico y por lo tanto lo hace sin someterse a unas exigencias del mercado artístico. En cierto modo es una forma de mostrar su disconformidad con la estructura ideológica del consumo.

¿A qué o a quiénes representa Escenamateur?

Desde el punto de vista cuantitativo Escenamateur reúne en su seno a ocho Federaciones autonómicas (que representan aproximadamente a 400 grupos de teatro amateur) y a 50 grupos a título independiente o no Federados. Pero nuestra vocación es representar al teatro amateur de una forma global. Por nuestra responsabilidad de representar al Teatro Amateur, en el Consejo Estatal de las Artes Escénicas y de la Música, debemos aunar esfuerzos y recopilar posicionamientos, procedan o no de los grupos o federaciones a los que representamos.

Escenamateur invita a sus reuniones a federaciones no adscritas, desde el principio de respeto y reciprocidad. Escenamateur está abierta a las aportaciones de los no federados y a acudir a donde se la llame para confluir en objetivos comunes. Es una vocación integradora no excluyente y de alguna manera globalizadora.


¿Cuáles son las principales ventajas del asociacionismo para este sector?

El asociacionismo aporta una plusvalía al teatro amateur. Para nosotros es muy cierta aquella frase de que la unión hace la fuerza o de que dos cabezas piensan mejor que una.

Desde lo colectivo se consiguen ventajas que en solitario serían más difíciles de conseguir. Unidos se obtiene mayor capacidad de interlocución ante las distintas administraciones, mayor participación en los ámbitos públicos y mejor acceso a recursos económicos. De igual modo se puede reforzar la imagen o el mensaje que se quiere trasladar a la sociedad sobre aquello que defendemos. La unificación de los canales de difusión, el establecimiento de estrategias conjuntas a través de la gestión colectiva, y la optimización de los recursos cada vez más limitados, sin duda son ventajas que nos da el trabajo en equipo. Y cuanto más amplio sea el equipo mejor. Somos la Confederación mayoritaria en el estado español y eso nos da más posibilidades de acción, siempre y cuando sepamos canalizar adecuadamente los esfuerzos.


¿Qué aporta el teatro aficionado a la sociedad en general? ¿Y al ámbito de la cultura y el teatro en particular?

El amateurismo y la profesionalidad son dos caminos, dos alternativas por las que se puede llegar al mismo objetivo.

Pero hay una serie de diferencias o matices que, hoy por hoy, nos avalan como alternativa más idónea para aquellos que quieran hacer teatro sin depender de las exigencias del mercado. El amateurismo, con un presupuesto exiguo, llega más lejos que un profesional en las mismas condiciones, porque suple con imaginación, pasión y sinceridad lo que no puede comprar.

Las compañías amateur alcanzan metas que los profesionales no pueden o no quieren conseguir. Las compañías amateur actúan en espacios o salas con dotaciones técnicas claramente insuficientes que no aceptarían nunca las compañías profesionales porque sus montajes no están pensados para estos espacios. No obstante consiguen atraer la atención del público, su reconocimiento y sus aplausos. Gracias a esta mayor disponibilidad de los grupos amateur, en las épocas de crisis sistémica de las artes escénicas, se mantiene viva la llama del teatro.

Las compañías amateur crean público para las artes escénicas, un público que luego acude a las salas comerciales y contribuye a los ingresos de las profesionales. Muchos de los que ahora son reconocidos profesionales nacieron del teatro amateur, lo que no quiere decir que el teatro amateur sea solo una cantera, que también lo es, sino que se sirve para canalizar otros intereses. El teatro amateur, a diferencia del profesional, tiene una función esencial en los procesos de socialización, de reconocimiento recíproco, de uso de códigos comunes no impuestos. Sus grupos son más homogéneos porque las expectativas e intereses de sus miembros son similares. Una homogeneidad que también se da con relación a público cercano al espacio geográfico donde se mueven.

¿Cómo y en qué  ha evolucionado el teatro aficionado en los últimos años?

El teatro amateur ha mejorado fundamentalmente en lo que respecta a la calidad de los espectáculos, en la cada vez mayor amplitud y diversidad de su repertorio, y en la formación y preparación de todos aquellos que intervienen en su concepción, desarrollo, procesos creativos y puestas en escena (gestores, directores, actores, técnicos…).

En el teatro amateur, al igual que en el profesional, puede haber personas que carezcan de la suficiente experiencia, habilidad, pero también hay personas preparadas, experimentadas, y con talento. Los que militan en lo amateur lo hacen de forma consciente, elegida, porque no quieren verse prisioneros de unos objetivos económicos que primen sobre los artísticos o creativos. Pero, como los profesionales, hacen estudios de arte dramático, demandan cursos de formación en diversas disciplinas escénicas, reclaman asistencia técnica a expertos, se imponen ambiciosos retos estéticos, artísticos y de puesta en escena y aprenden a gestionar mejor los escasos recursos de los que dispongan.

Además los grupos están cada vez más interesados en sumar esfuerzos a través del asociacionismo y participan cada vez más en la organización de eventos relacionados con el teatro amateur como son muestras o certámenes, cursos especializados, etc

¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta hoy el teatro aficionado? ¿Y qué ventajas?

La carga negativa e injusta que lleva consigo la palabra aficionado. Aun hay quién piensa o identifica aficionado con falto de destreza, de experiencia, o de calidad.

Otro problema que nos encontramos es la escasa o nula atención, que las distintas administraciones en general y de la central en particular prestan al teatro aficionado. Las administraciones locales, quizás por su mayor cercanía al ciudadano, son las que más conocen y por lo tanto amparan al teatro amateur. También  algunas administraciones autonómicas empiezan a darse cuenta, quizás por influencia o a demanda de los municipios, del fenómeno amateur. Pero la Administración Central parece no entender lo que hoy representa lo amateur en artes escénicas. El teatro amateur es de interés nacional no solo por lo que contribuye sino también por lo que representa.

Quizás la mayor ventaja del teatro amateur sea que, acostumbrados a trabajar en precario, resistimos mejor los efectos de la crisis, al estar más anclado en el tejido social y más cercano a la sociedad civil. En el teatro amateur podemos permitirnos una mayor audacia creativa y asunción de riesgo, podemos permitirnos ciertos fracasos por no depender nuestra supervivencia de alcanzar un éxito cueste lo que cueste.

¿Qué ha supuesto  para el sector  la decisión del Comité Organizador de los Premios Max de crear, por primera vez  en 2013 y en su XVI edición, el Premio Max Aficionado de las Artes Escénicas?

En primera instancia una alegría y a la postre una frustración. Una alegría porque la concesión de un premio al teatro aficionado, dentro de los Max, es una forma de reconocer no solo su existencia sino también los méritos del teatro amateur. Escenamateur ha sido la promotora, e inspiradora de la idea, de que los Max encontraran un espacio para el teatro aficionado.

Pero por otra parte nos encontramos frustrados. Porque nos hubiera gustado que, en vez de un solo premio, fueran varios o, más aún, que el teatro amateur entrara a competir en igualdad de condiciones, capacidad y mérito con los profesionales en las 23 categorías a concurso.

Pero ante la imposibilidad de alcanzar este sueño de igualdad, nos hubiéramos conformado con que el premio Max aficionado hubiera sido otorgado por un jurado específico constituido por especialistas en el teatro amateur.

No ha sido así. No sabemos quién compone el Comité organizador ni los conocimientos que tienen del teatro amateur. Sí sabemos que muchos de los que nosotros reconocemos como especialistas y conocedores del mundo amateur… no estuvieron.

Al final se ha otorgado el premio a los grupos de teatro de la Once de lo cual nos alegramos mucho. Sobre todo por aquellos miembros de la Once que los integran.
Nos gustaría conocer qué otras candidaturas se presentaron y cuál fue el jurado que los descartó para así dar más valor si cabe a su decisión.

Teatro aficionado y teatro profesional. Cada vez son más las organizaciones e instituciones que programan actividades y eventos (festivales, certámenes…), algunos muy consolidados, que giran en torno al teatro amateur. Incluso parece apreciarse una sustitución en las programaciones del teatro profesional por otras de teatro aficionado. ¿Qué valoración puede hacer de esta situación?

Nos parece fantástico que cada vez sean más las organizaciones o instituciones que organicen eventos de teatro aficionado. Pero no creemos que se hayan sustituido programaciones de teatro profesional por otras de teatro amateur. Puede que no se programe tanto teatro profesional y lo lamentamos. Pero si se sigue programando teatro amateur es fundamentalmente porque el público aprecia lo que se le ofrece y lo demanda.

También cada vez son más los grupos que se atreven con la organización de muestras o certámenes y buscan el apoyo de las administraciones cercanas o recurren a formulas imaginativas como el micro mecenazgo o crowdfunding. El teatro aficionado se hace cada vez más visible, se abre más al exterior, ofrece más calidad y un repertorio más variado y por eso crece y provoca más interés entre los organizadores y programadores.


¿Qué es el sello de calidad Escenamateur?

Es un reconocimiento que Escenamateur quiere otorgar a aquellos eventos de teatro amateur, sean festivales, certámenes o programaciones, que en mayor grado se adapten a nuestras sugerencias para organizadores de este tipo de eventos.

Escenamateur ha redactado unas sugerencias para que todos aquellos que organizan eventos relacionados con el teatro amateur tengan en cuenta una serie de propuestas de mejora que dignifiquen su actividad. Creemos que ese esfuerzo merece nuestro reconocimiento y para eso ha nacido el sello de calidad. Quienes lo consigan tendrán una serie de ventajas desde ESCENAMATEUR.

Sería interesante conocer cifras durante el año 2012 del número de funciones realizadas por grupos de teatro aficionado y número de espectadores que acuden a sus espectáculos.

No es fácil aportar una cifra exacta de número de funciones y de espectadores dado que no se hacen estadísticas oficiales al respecto. Pero si nos guiamos por lo que nos dicen los grupos asociados a Escenamateur a través de las distintas federaciones que la integran, podríamos hablar de:
Que en España Grupos Amateur asociados existen aproximadamente 710 grupos.
De ellos la mayoría están asociados a ESCENAMATEUR en las ocho federaciones asociadas y dos más en proceso de entrar.
En el año 2012 aproximadamente se han realizado en grupos ESCENAMATEUR unas 2.945 funciones con más de 547.635 espectadores.

¿Cuáles son las Comunidades Autónomas más activas y con mayor tradición en el teatro aficionado?

De las que conocemos, porque están en nuestra confederación, podemos decir que donde hay una mayor dinámica en torno al teatro amateur es en las federaciones históricas de Cataluña, Galicia y Valencia, aunque los datos que tenemos nos hacen ver un resurgir de Andalucía, Asturias y Castilla y León junto a Navarra.

¿Qué géneros, autores, tipos de teatro prefieren las compañías aficionadas?

No hay un género preferido. Una de las ventajas del teatro aficionado es que se atreve con todo, quizás por su mayor predisposición al riesgo, como comentaba antes. Desde el musical pasando por la comedia en todas sus especialidades hasta llegar al drama o tragedia. Hay enfoques clásicos y puestas en escena vanguardistas. En cuanto a autores suele darse un amplio abanico de posibilidades. En el repertorio del teatro amateur podemos encontrar desde autores clásicos y consagrados que han pasado a la historia de la literatura, a autores actuales reconocidos o noveles, que incluso escriben para su propio grupo de teatro amateur y no han dado el salto a los grandes escenarios.

¿Qué pasos se están dando con el objetivo de conseguir una red española de espacios teatrales destinados al teatro amateur?

Estamos intentando convencer al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para que, en colaboración con la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), podamos hacer un catálogo de espacios que podrían estar interesados en acoger programaciones específicas de teatro amateur. Quisiéramos crear una tercera red de teatros de ámbito nacional que programaran eventos o programaciones específicas de teatro amateur.

La demanda existe. Hay público que pide teatro amateur y lo que este le ofrece. Cuando tengamos esa relación de salas dispuestas a programar teatro amateur intentaremos poner de acuerdo a las distintas administraciones para ver de qué forma pueden colaborar en la creación y consolidación de esa red. Creemos que la rentabilidad social está garantizada y, lograda esta, la económica vendrá por añadidura.

¿Con qué canales de distribución cuenta en este momento el teatro amateur?

Actualmente son las muestras certámenes o festivales existentes los que más posibilidades ofrecen a los grupos para dar a conocer sus espectáculos y salir de su territorio de actividad más cercano. Gracias a ellos muchos grupos pueden concurrir y ver reconocidos sus méritos y la calidad de su trabajo.

Escenamateur ha puesto en marcha, con la ayuda del MECD, un proyecto de intercambios para que grupos de una comunidad autónoma puedan intercambiar actuaciones con grupos de otras comunidades. A nivel internacional hemos realizado un intercambio con Portugal que en el futuro nos gustaría ampliar a otros países. Este programa hará que los grupos se den a conocer más allá de los ámbitos naturales de actuación. Pero para que este programa se convirtiera en una opción significativa debería ser mucho más amplio.

Lo que no existe es un circuito específico para teatro amateur.  Uno de nuestros proyectos de futuro, es crear esa red nacional de salas, que recojan programaciones específicas de teatro amateur.

Un proyecto de alcance: la biblioteca virtual del teatro amateur.

La biblioteca virtual es un servicio exclusivo para socios de Escenamateur, a través del cual pone a disposición de los asociados su fondo de textos teatrales. Desde este espacio el asociado podrá conocer los títulos que componen nuestra biblioteca y consultar una ficha detallada de cada obra. Mediante el buscador podrá elegir las características de la obra que desea consultar y entrar en su ficha, una vez en ella nos puede solicitar el texto para su utilización.

Enfrentamos este reto con ilusión, pero también somos conscientes de que el mundo digital cambia a velocidad de vértigo y que lo que hoy es útil, a medio plazo puede resultar obsoleto.

Por último, un deseo…

Que la Administración Central tome conciencia del papel del teatro amateur en el panorama nacional de las Artes Escénicas. Que aplique los puntos contemplados en el Plan General del teatro de 1977 relativos al teatro amateur, y que dé voz y voto a los amateur en todos los espacios de decisión sobre las artes escénicas.

Que los organizadores de eventos relacionados con el teatro amateur entiendan que hay que hacer un esfuerzo de dignificación del sector

Que el mundo profesional entienda que no somos enemigos. Nos gustaría que no se oponga lo amateur a lo profesional, sino que se favorezca una mayor colaboración y una coexistencia amigable.

Fuente: www.teatro.es