lunes, 17 de enero de 2011

Normas legales sobre admisiones y expulsiones en la Escuela Municipal de Teatro del Ayuntamiento de Madrid

Normas legales sobre admisiones y expulsiones en la Escuela Municipal de Teatro del Ayuntamiento de Madrid.

Haber leído vuestra opinión sobre la Escuela Municipal de Arte Dramático (“Tiranía en la Escuela…) me anima a compartir con todos mi historia. Ingresé en la Escuela Municipal de Arte Dramático con mucha ilusión en octubre del año pasado. No pude terminar el curso por una situación muy injusta. Uno de mis profesores comenzó una relación sentimental con una de mis compañeras (alumna suya). Yo era la única de la clase que lo sabía y como a ninguno de los dos les interesaba que se enterara la gente, mi profesor me hizo la vida imposible para conseguir echarme de sus clases. Pero yo no quería irme, me interesaba el teatro y estar formada para mi trabajo, el curso estaba casi finalizado y no quería desperdiciar el esfuerzo mío de un año entero y el dinero pagado. Sus ataques hacía mí eran terribles. Todos mis compañeros fueron testigos. Terminé en tratamiento médico y tuve varios ataques de ansiedad por la persecución que sufrí a manos de este profesor, que era tan grande y tan injusta. Y yo estaba tan afectada y terminé tan enferma que tuve que dejar de asistir a sus clases para no caer en una depresión. Le escribí al director de la Escuela para explicarle mi situación y pedirle ayuda, porque si no asistes a una asignatura no puedes aprobar, pero el director, en vez de ayudarme o escucharme, me comunicó que si no quería asistir a las clases de ese profesor, él se veía obligado a darme de baja como alumna. Eso hizo, y yo perdí mi plaza en el centro. Tengo su carta guardada.

Sé que el antiguo profesor mío que me maltrataba y la alumna excompañera mí continúan su relación, ahora conviven bajo el mismo techo (la casa de él), ya no se ocultan de nadie, todos los días llegan él a trabajar y ella a sus clases en escuela en el coche de él, y también se marchan juntos. Todos en la Escuela saben ya que son pareja. También sé algo que entonces no sabía, que el Director de la Escuela y ese profesor tienen una relación muy estrecha, como de padre e hijo, desde hace muchos años.

La escuela pertenece al Ayuntamiento de Madrid y por lo tanto es pública, creo que un centro público (que pagamos todos los madrileños) no debería permitir que ocurran estos hechos. Y también debería tener unas reglas claras que regulen la admisión y expulsión de alumnos (como en todos los centros públicos) y no dejar ese tema en las manos caprichosas del señor que está de director (al que también le pagamos todos los madrileños su salario). Mi petición es esa, que se creen en ese centro unas normas claras de admisión y expulsión con motivos que sean regidos por la Ley, y no por los antojos personales de quienes dirigen el centro.

Marta Fernández.