miércoles, 17 de octubre de 2012

Kumen invertirá 234.000 euros en adecuar un centro teatral amateur en Langreo


Kumen invertirá 234.000 euros en adecuar un centro teatral amateur en Langreo
Zona en la que se encuentra el local, aún de obra,
bajo los pisos anexos al estadio
del Ganzábal. :: JUAN CARLOS ROMÁN

El Pleno aprueba la cesión de un local municipal de 500 metros cuadrados durante veinte años. 

Kumen, compañía residente del Nuevo Teatro de La Felguera, invertirá más de 234.000 euros en adecuar un local municipal, ubicado en los bajos del Ganzábal, para crear un espacio destinado a las compañías de teatro amateur que trabajan en este municipio bajo la coordinación de Kumen. Se baraja que aproximadamente 5.000 langreanos forman parte del teatro amateur municipal y podrán disfrutar de este nuevo espacio.

Excepto los dos ediles de Frente de la Izquierda que se abstuvieron, la corporación langreana valoró ayer, en sesión plenaria, positivamente el contrato de arrendamiento durante 20 años, cuya renta será en especie. Tras la adecuación del local, Kumen gestionará este espacio teatral. Este proyecto cultural ya se había abordado en la comisión de Cultura del pasado mes de abril.

El espacio tiene una superficie de 500 metros cuadrados, distribuidos en varias alturas, para albergar una escuela de teatro, talleres artísticos, visionados de cine, cabaret, cuentacuentos, magia e, incluso, un circo. Además, está previsto que cuente con una zona de ensayos, que estaría insonorizada; un área de exposiciones y pequeños almacenes. Las obras de adecuación se realizarán conforme a un proyecto que ha sido ejecutado por los propios técnicos municipales, quienes también asumirán la dirección de estos trabajos.

El actor langreano Carlos Álvarez-Novoa dará su nombre a esta importante iniciativa cultural, un centro de creación escénica de teatro amateur, que cuenta con la oposición de las asociaciones de teatro profesional de Asturias. A su modo de ver, este centro, que nace con la intención de incentivar el teatro de aficionados en el municipio de Langreo, podría exceder «los límites de una asociación cultural sin ánimo de lucro», como son estos grupos no profesionales, y entrar en clara colisión con las empresas especializadas.