martes, 12 de febrero de 2013

El Comité organizador de los Premios Max designará directamente al ganador del Max Aficionado.


Se ha dado a conocer el Reglamento  de los XVI Premios Max de las Artes Escénicas 2013” relativa a la inclusión en Categorías Especiales del Apartado 2.29: Premio Max Aficionado.

En dicho reglamento se establece un plazo de presentación de solicitudes entre el 7 y el 27 de febrero de 2013 para poder concurrir a dicho premio y se indica que será el Comité Organizador de los Premios Max será el encargado de designar directamente al ganador del presente galardón.

Parece ser que dicho premio tiene como  objetivo reconocer la trayectoria de una  persona o entidad pública o privada en el ámbito aficionado, que haya contribuido al fomento de nuevos públicos, a la difusión de la creación dramática y al impulso de los profesionales del futuro (sic), según lo publicado por la propia Fundación autor. 

Al mismo tiempo la Fundación Autor reconoce algo que pedíamos en escritos anteriores. Manifiesta que el comité organizador incorpora este galardón “a instancias de la solicitud presentada por la Confederación Escenamateur”.

Aunque nos parece de justicia que se reconozca el papel de Escenamateur en el nacimiento de este apartado, nos consta que este no es el formato de premio que Escenamateur respaldó. También nos consta que Escenamateur defendió ante la Fundación Autor ese otro modelo más democrático de premio que reconociera fundamentalmente el valor artístico, como así lo hacen la inmensa mayoría de los premios Max.

Pero la fundación Autor ha hecho oídos sordos a la propuesta de democratizar este premio como así lo están las 23 categorías a concurso. Ni siquiera se ha considerado la posibilidad de crear un jurado específico integrado por especialistas (dado que la palabra profesionales no es la adecuada) del Teatro Aficionado. No sabemos quienes son los Comité organizador de los Premios Max de las Artes Escénicas que otorgarán dicho premio y mucho nos tememos que el grado de participación de los Aficionados en ese Comité será nulo.

Por lo tanto será un premio que reconocerá (según indica la propia Fundación) la contribución al fomento de nuevos públicos (labor callada que el teatro aficionado viene haciendo desde tiempos inmemoriales), a la difusión de la creación dramática (¿solo la difusión?) y al impulso de los profesionales del futuro (esto demuestra el egocentrismo de aquellos que valorarán a los aficionados). Pero será un premio en cuyo otorgamiento no han intervenido los verdaderos conocedores sobre la materia... los aficionados.

Que no olviden los ejecutivos de la SGAE ni los patronos de la Fundación Autor que muchos de los autores a los que administran sus derechos o que forman parte de su cuerpo social, colaboran activamente, y en algunos casos exclusivamente, con el teatro aficionado.

Hay quienes se consuelan con  el consabido “a falta de pan buenas son tortas” o “a caballo regalado no le mires el diente” Pero, a nuestro entender, el Teatro Aficionado no debe contentarse con las migajas que reparten los sesudos varones y varonesas que rigen los destinos de las Artes escénicas en nuestro país, ni debe mendigar un trato de favor. Al teatro aficionado le interesa, y por lo tanto debe exigir, un trato igualitario. Ofrece una coexistencia y convivencia pacífica con el teatro profesional, como no podría ser menos, y se esfuerza en ofrecer un trabajo de, cada vez, mejor calidad. Y solo pide igualdad de trato y condiciones de acceso a recursos e infraestructuras públicas, y que sea el marco legal el único que establezca las diferencias entre la actividad profesional y amateur de las artes escénicas.

Más información sobre SGAE, Fundación Autor y Premios Max, en los siguientes enlaces: