viernes, 8 de febrero de 2008

EL TEATRO AFICIONADO, SUS PROBLEMAS, SUS NECESIDADES Y ALGUNAS POSIBLES ALTERNATIVAS (2)

EL TEATRO AFICIONADO, SUS PROBLEMAS, SUS NECESIDADES Y ALGUNAS POSIBLES ALTERNATIVAS
(2 de 3)

Antonio Morillas Rodríguez
CTV Teatro
Dos Hermanas (Sevilla)


PROBLEMAS FUNDAMENTALES DEL TEATRO AFICIONADO
En un rápido y somero análisis de los problemas fundamentales que aquejan al teatro aficionado podemos detallar:

Falta de recursos: la característica general del teatro aficionado es la falta de recursos para desarrollar su actividad. Bien sean grupos de personas jóvenes de reciente constitución, bien sean grupos con tradición, suele existir una general carencia de recursos económicos para poder poner en escena una obra de teatro y para poder rentabilizarla con actuaciones. Desgraciadamente, en muchos casos, los grupos de teatro aficionado representan una obra que han montado con muchas dificultades, menos de seis o siete veces, con lo que a la dificultad del montaje, se añade la imposibilidad de rentabilización por no tener lugares donde representar, ni contrataciones.
Esta falta de recursos está en el origen de la desaparición de muchos grupos de teatro, cuando se cansan sus componentes de no poder afrontar económicamente los gastos de la actividad y de que su esfuerzo de preparación y ensayos, no se vean compensados con las representaciones.

Falta de reconocimiento: así mismo, se ha impuesto una norma en el mercado artístico por la cual todo lo que no sea "profesional", no tiene valor. Al teatro aficionado se le trata desde la instituciones públicas con una cierta actitud paternalista, aquello de "no está mal, pero se nota que son aficionados...", cuando en muchas ocasiones el nivel que muestran los grupos de teatro aficionado está por encima de muchos otros grupos llamados profesionales y cuya única condición para denominarse así, no es la de haber superado un baremo de calidad artística, sino la de tener dedicación económica. Es curioso cuando se observa como se trata con paternalismo a algún actor o actriz de un grupo aficionado y, si de golpe, este actor o actriz participa en una serie de televisión, ya es una gran profesional para el sistema establecido. La falta de reconocimiento también es un factor negativo que incide en la inestabilidad de muchos grupos de teatro.

Falta de promoción: como se corresponde con esa falta de reconocimiento por parte de la instituciones públicas, se produce una falta de promoción del teatro aficionado, que se ve abocado a buscarse las contrataciones, muy escasas, porque no existen apenas circuitos a los que acudir, salvo raras excepciones, como puede ser la MUESTRA DE TEATRO AFICIONADO de la Diputación Provincial de Sevilla. Apenas existen Festivales o Muestras de Teatro Aficionado en Andalucía que se puedan destacar: Festival Martín Arjona de Herrera, Certamen Curro Varilla de Bollullos de la Mitación; Festival de Cabra, etc. Pero sobre todo, lo que no existen son CIRCUITOS concretos a los que acudir para poder ser contratados, ni voluntad de contratación por los programadores.

Falta de medios: este es el gran problema común a todos los grupos de teatro aficionados. Normalmente todos los grupos (con raras excepciones de grupos que llevan muchos años) carecen de LOCAL DE ENSAYOS, de LOCAL DE ALMACENAMIENTO, DE EQUIPOS DE SONIDO, de EQUIPO DE ILUMINACIÓN, de fondos de MOBILIARIO Y DECORADOS, etc. En este sentido habrá que insistir en las alternativas en la necesidad de concienciar a las instituciones públicas, especialmente a los ayuntamiento en la búsqueda de locales para el teatro aficionado y a todas las instituciones en la financiación de equipamientos técnicos, aunque tengan un carácter colectivo, como puede ser el caso de C.AT.A..

Falta de formación: por último, para no hacer muy extensa la presente relación, hay que destacar como un gran problema del teatro aficionado el de la falta de formación y las dificultades para adquirirla. Normalmente, los grupos de teatro aficionado surgen por iniciativas de personas amantes del teatro, que en muchos casos carecen de una base de formación teatral, que permita superar vicios elementales en las puesta en escena y en la dirección de actores. Adquirir formación en teatro es muy difícil por las dificultades para realizar cursos por ámbitos geográficos. Las personas residentes en Sevilla capital seguramente dispondrán de múltiples opciones de cursos, pero no es el caso de la provincia y de muchas comarcas, sobre todo, las más alejadas de la capital.

(continuará...)

El artículo continuará en otra entrada, pero si no quieres esperar puedes leerlo integro en la sección “documentos” dela página: http://cata-teatro.iespana.es/