martes, 12 de febrero de 2008

EL TEATRO AFICIONADO, SUS PROBLEMAS, SUS NECESIDADES Y ALGUNAS POSIBLES ALTERNATIVAS (y 3)

EL TEATRO AFICIONADO, SUS PROBLEMAS, SUS NECESIDADES Y ALGUNAS POSIBLES ALTERNATIVAS
(3 de 3)

Antonio Morillas Rodríguez
CTV Teatro
Dos Hermanas (Sevilla)


NECESIDADES BÁSICAS DEL TEATRO AFICIONADO Y DE C.A.T.A.

Formación: comenzando por el último apartado del análisis de los problemas del teatro aficionado, es preciso desarrollar PLANES DE FORMACIÓN dirigidos a componentes de grupos de teatro aficionado, realizando cursos por zonas territoriales de diversas materias: interpretación, dirección, iluminación, sonido, vestuario, maquillaje, escenografía, etc. Se trata de realizar estos cursos buscando cubrir las necesidades de una comarca, por ejemplo, para facilitar el acceso de los componentes de los grupos. Estos cursos pueden ser programados y costeados desde la Diputación Provincial o desde la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Locales: como hemos manifestado, el problema de los locales para ensayos y almacenamiento de los grupos de teatro aficionado supone el mayor obstáculo para el desarrollo de la actividad. La solución de este problema debe de pasar porque los Ayuntamientos acondicionen locales para los grupos de teatro locales, independientemente de que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía facilite un local en Sevilla capital para la C.A.T.A. que pueda convertirse en el lugar de encuentro de los grupos de toda Andalucía, donde puedan existir oficinas y una Sala de Representaciones por la que pasen periódicamente los diversos grupos asociados.

Subvenciones: las subvenciones al teatro aficionado deben de tener su marco específico, en todos los ámbitos institucionales, tanto a nivel andaluz, como provincial y municipal. Para ello, deberá plantearse una normativa anual a la que acogerse, que pueda incluir el apoyo a las puestas en escena de montajes teatrales, a las giras, asistencia a festivales, organización de eventos de teatro aficionado como encuentros, certámenes, etc. Esta normativa deberá aplicarla la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y las Diputaciones Provinciales.

Promoción: la promoción del teatro aficionado se puede realizar desde la convocatoria de encuentros teatrales concretos en los ámbitos andaluz (Circuito Andaluza de Teatro Aficionado) y provinciales (Muestras Provinciales de Teatro Aficionado), hasta campañas publicitarias institucionales, pasando por el apoyo en presencia en medios de comunicación (Canal Sur), convocatoria de los Premios Lorca (al estilo de los Max) del Teatro Aficionado Andaluz, etc. Estos premios se podrían votar por los grupos de teatro aficionado censados en C.A.T.A., al estilo de cómo lo hace la SGAE con los Max.

Contratación. Para poder fomentar realmente el teatro aficionado como semillero de todo el teatro, es necesario que se destine un porcentaje de la contratación en las programaciones municipales y en los ciclos y circuitos, como Circuito Andaluz de Teatro, C.I.P.A.E.M., etc., al teatro aficionado. Ello supone que las inversiones en contratación tengan, por norma, un porcentaje dedicado al teatro aficionado. A fin de cuentas, en una sociedad de mercado, parece más lógico que las instituciones públicas financien la actividad sin ánimo de lucro, en mayo medida que la actividad comercial de los grupos "profesionales", que deberían seguir las pautas del "libre mercado".

Medios técnicos: En este apartado de necesidades parece claro que es preciso concienciar a las instituciones públicas en la necesidad de dotar de espacios "vitales" a los grupos de teatro aficionado: locales de ensayos y locales de almacenamientos, así como facilitar equipamientos de sonido e iluminación, que, por supuesto, no solo para las representaciones, sino también para los ensayos y puesta en marcha de los montajes. Un primer paso puede ser dotar a C.A.T.A. de un equipo de iluminación y otro de sonido, para el uso por los grupos asociados. También es necesario dotar a C.A.T.A. de un local en Sevilla capital, donde disponer de una oficina administrativa, archivo de materiales de grupos, relaciones comerciales, etc. y, en el futuro, la posibilidad de una local de representaciones por donde representen los grupos asociados.
Revista C.A.T.A. La posibilidad de editar un Revista Cultural del Teatro Aficionado, siempre y cuando se financie por una entidad pública, puede ser un buen marco de relaciones e intercambio de experiencias del conjunto del teatro aficionado andaluz.

Página Web: La creación de una página Web de C.A.T.A. donde venga información de la propia Coordinadora y de los grupos que la integran, con un foro de debate, noticias, etc., también puede ser un factor de promoción de C.A.T.A. y de los grupos, a la par que un punto de encuentro.

Jornadas anuales. La puesta en común de las diversas experiencias, ver una posible programación anual de actividades, recibir información monográfica de personas reconocidas en alguna materia, etc., plantean la necesidad de realizar unas Jornadas Anuales de C.A.T.A., en un fin de semana, con carácter rotatorio en el lugar de celebración, que podría tener contenidos de Congreso.

Sirvan estas reflexiones como propuestas iniciales para abrir el necesario debate que debemos abordar entre todos y todas en defensa del TEATRO AFICIONADO ANDALUZ.

Puedes leer el artículo integro en la sección “documentos” dela página: http://cata-teatro.iespana.es/

Fuente: http://cata-teatro.iespana.es/