viernes, 30 de abril de 2010

Dictadura en la Escuela Municipal de Arte Dramático de Madrid

Dictadura en la Escuela Municipal de Arte Dramático de Madrid

Como amante del teatro, e interesada en poder formarme, pregunté por los planes de estudio (duración, profesorado, etc.) de la Escuela Municipal de Arte Dramático de Madrid (EMAD); hecho esto, y tras recibir extensa información tanto de personas que forman parte de esta Escuela (trabajadores y alumnos) como de ex-trabajadores y ex-alumnos, no puedo sino denunciar el tono dictatorial y sectario con que la EMAD está dirigida, así como, tras ser conocedora de gravísimos hechos y realizar las pertinentes comprobaciones, hacerme las siguientes preguntas:
¿Por qué el particular modo de dirigir la EMAD ha hecho que profesores cualificadísimos hayan tenido que abandonarla por discrepancias con la dirección?.

¿Por qué esta dirección (donde director y jefa de estudios son pareja) instó (bajo amenaza de despido) a una profesora a que abandonara un proyecto (altruista) que llevaba a cabo (en sus horas libres) con la Asociación de antiguos alumnos de esta Escuela?. ¿Y por qué, apenas un mes después, esta dirección, sin previo aviso y sin justificación alguna, retiró a la mencionada Asociación la posibilidad de seguir utilizando, para sus proyectos (entre ellos, aquél en el que la mencionada profesora había estado trabajando), un local que la EMAD posee en la calle Minas?. ¿Acaso el director de la EMAD temía que dicha Asociación convocara a más ex-alumnos que el propio director para sus proyectos, impidiendo así a este director la posibilidad de "reclutar" a estos ex-alumnos para su propio interés (esto es, para sus propias obras, las cuales luego representa en la misma Escuela?.

Siendo todo esto de una injusticia sin igual, ¿por qué la dirección de la EMAD no hace/hizo lo propio (esto es, instar a dejar los proyectos) con otros dos profesores de la misma EMAD (pareja entre sí) quienes, desde hace años, dirigen en un par de Centros Culturales a otro grupo de antiguos alumnos, con el agravante de que cobran por ello?. ¿Será porque estos dos profesores realizan este trabajo remunerado sin que lo sepan en la EMAD?. ¿O porque, sabiéndolo, existe un trato de favor hacia estas dos personas?.

Así pues, mi pregunta final es: ¿por qué el Ayuntamiento de Madrid no pone en manos mejor cualificadas esta Escuela?.

SORAYA BERMÚDEZ SANTERO